viernes, 30 de enero de 2009

ONDAS



Este cortometraje, ONDAS, es una pieza editada esta semana, pero grabada hace año y medio, durante el mes de vacaciones que pasamos en Queiruga Teresa, Alberto, Gema y el menda.
No iba allí con intención de grabar nada, pero me llevé de todas maneras una pequeña cámara Canon que apenas uso, porque es de bastante mala calidad de imagen (teniendo en cuenta lo que hay ahora), aunque es muy pequeña y fácil de llevar a cualquier sitio.
El primer día, Alberto subió al fallado de la casa (la casa en sí ya es de película de terror, todo el delirante atrezzo, incluída la "pantalla" de la lámpara que aparece al principio, estaba ya tal cual aparece en la peli), y encontró una radio que cogía emisoras de todo el mundo...pasamos bastante rato escuchando hablar en árabe, ruso, japonés, alemán...por supuesto no entendimos nada de nada pero nos reímos mucho...y a mí se me ocurrió grabar unas imágenes para hacer una historia en relación con esta radio.
Quería hacerlo a escondidas de mis compañeros de casa, así que a pequeños ratos, en los que me dejaban sólo, grababa lo que podía.
El último día le pedí a Alberto que hiciese un pequeño papel, y ya les desvelé que había estado grabando para un cortometraje.
La complicación es que me grababa yo a mí mismo, lo cual queda patente en varias fases de la película.
En ONDAS, las ondas hertzianas y las del mar se confabulan para acabar con el protagonista (yo), y en la realidad, durante los días que estuvimos en Queiruga, también las ondas marinas estuvieron a punto de acabar conmigo...Había un tremendo oleaje (como puede verse también en la peli), y yo me metí con el traje de neopreno puesto, para no pasar frío...las olas empezaron a vapulearme y me era imposible salir del agua por la dificultad de movimiento que tenía con el traje puesto. Ví la historia de mi vida pasar ante mis ojos, y también vi a mis tres compañeros de vacaciones tomar el sol tranquilamente ante mi desgracia, convencidos de que estaba actuando...no era así.
(Es lo que tiene ser un buen actor)
Afortunadamente, salí airoso, aunque cansado y con mucha agua en el estómago, y pude seguir grabando en días sucesivos las imágenes que conforman este corto, que dedico a las CUATRO personas con las que tan bien lo pasé ese mes de julio: Teresa, Alberto, Gema...y Larita, que aunque todavía dentro de Gema, también estuvo allí.

4 comentarios:

Carmen Martin dijo...

Mariano, me reí mucho con este corto.

Al principio es muy intrigante.

He pensado varias veces que algunos ángulos que escoges son muy pictóricos, y preciosos.

No puedo dejar de reírme porque al conocerte me espero algo como lo que ha ocurrido. Pero la vedad es que no dejo de pensar en el grito que pegas al final! No se me saca de la cabeza.

¡Qué miedo!

A propósito, dices que a las mujeres se nos suele pasar completamente desapercibida toda la belleza y la magia de los coches. Pues yo creo que no, en mi caso no es así. Me encantan los coches, sobre todo rotos, para verles mejor las tripas.

Me parece que lo que no nos gusta tanto a las mujeres es ver lo caros que son, y lo alelados que os quedáis al verlos, no por su belleza, sino por lo que mola tener un coche caro.

No digo que sea tu caso, que lo dudo.

Un saludo y un besito "pa" los dos

mariano dijo...

No creo que a los tíos nos gusten los coches caros...eso del dibujo de abajo no es precisamente un Ferrari, sino un 1500...
A lo mejor tú en ese aspecto eres una excepción (de hecho, en vuestra pareja eres tú la que conduces, cosa bastante infrecuente) y sí los ves de otra manera...de todos modos, si dices que te gustan rotos, peor me lo pones...
Lo del grito del final del corto, la verdad es que me daba un poco la risa haciendo el imbécil sólo en casa...y al final esa medio risa hasta parece de pánico...
A ver cuando hacemos uno nosotros...¡¡en un desguace, por ejemplo!!

Anxova dijo...

Tenemos que terminar (casi empezar) el corto de Piero Merdoni, ya tengo voluntarios para comer mierda.

Yo quería empezar ahora en Marzo, cuando termine el curso de grabado.

Así que ya me dirás.

Por cierto, tiene razón Carmen, es una pasada lo de los encuadres, parecen cuadros tuyos o viñetas de tus historietas. Felicidades.

mariano dijo...

Hombre, si la mierda es de atrezzo y hecha de trufas también la como yo...ahora, no me pegues el cambiazo a última hora...